Imagen1_edited.jpg

Navarra se apunta a los viajes slow. Y para ello da a conocer 8 planes diferentes para vivir su territorio sin apenas dejar huella. 

Si por los Sanfermines, Pamplona se convierte en la capital del mundo festiva, donde llegan turistas de todo el planeta para disfrutar de la mejor fiesta que se celebra en este mundo. 

Navarra la comunidad de la que Pamplona es su capital, quiere ofrecer al mundo  toda la belleza que contiene su territorio. Y para ello presenta un documental de una serie de 6 capítulos, muy recomendable, con el título de la OTRA HUELLA , que podéis ver en su página web. 

Comienza con la:  Aventura campesina en el Valle de Arce Agroturismo Mari Cruzes un lugar muy especial situado en Villanueva de Arce. Además de dormir en una de sus románticas cabañas construidas en los árboles, los viajeros pueden participar en las labores diarias de la granja y descubrir los eco-menús, una apuesta auténtica por los sabores y texturas de los productos cultivados en la huerta. 

IMG_0346.jpg

Desde el valle de Arce, siguiendo el curso del río Urrobi entre robles y hayas centenarias se llega a Orreaga/Roncesvalles, lugar cargado de historia y leyendas medievales. La Real Colegiata de Santa María, el antiguo hospital de peregrinos, el espectacular sepulcro del Rey Sancho VII el Fuerte y el museo conforman un conjunto artístico monumental único en el Camino de Santiago Francés. El día puede terminar en el Restaurante Asador Aritza, en Auritz/Burguete, donde se degusta la auténtica gastronomía tradicional navarra hecha en cocina con fuego, gracias a la cual los productos de temporada se sirven conservando su sabor natural.

 

Inmersión total en la Selva en Irati. Su fama absolutamente merecida hace del entorno de la Selva de Irati uno de los lugares más buscados de Navarra. Para disfrutar de esta bellísima masa forestal nada mejor que 

dejarse acompañar de un guía biólogo con el que, además de profundizar en la flora, climatología y geología del mayor hayedo-abetal de España, se aprende a ver con prismáticos y telescopio a las aves, mamíferos e insectos que han encontrado en este bosque su hábitat ideal.

Para dormir inmersos en este entorno, los iglús de madera de Irati Barnean, en Larrau, combinan privacidad y respeto al medio ambiente. Sus exclusivas y originales atalayas hechas con materiales de bajo impacto y de mínima energía gris, son el campamento base soñado desde el que sentir y vivir todo lo que los valles pirenaicos de Navarra ofrecen. El punto cultural del Valle de Aezkoa está en la Real Fábrica de Armas de Orbaizeta, considerada como principal centro industrial militar del norte de España. Para comer por la zona, el Bar Restaurante Berrendi Ostatu Jatetxea, en Villanueva de Aezkoa, y Errotaberri Taberna Asador,en Garralda, donde además de menús de comida casera, se degustan exquisitas hamburguesas de auténtica ternera de Navarra.

IMG_2214.jpg
IMG_7382.jpg
IMG_0856.jpg
PUBLICIDAD

Las Foces de Navarra por río, tierra y aire.  Si hay un punto de Navarra en el que es posible refrescarse y vivir experiencias de vértigo, ese lugar son las foces del prepirineo. El plan estrella en estos acantilados tallados por el agua de los ríos son los descensos en balsa por la foz de Lumbiera cargo de la empresa de actividades Nattura. Además de reforzar el trabajo en equipo, se disfruta de la belleza de esta Reserva Natural desde una panorámica inédita para la mayoría de los que la visitan siguiendo la Vía Verde del Irati en bici o los que se aventuran a cabalgar por estas tierras guiados por los jinetes del Club Hípico Arbayún. Para los días más calurosos el plan debe incluir una visita a las piscinas naturales de la Foz de Benasa, situada en las inmediaciones de Navascués, o bien vivir emociones más fuertes en el Parque Artamendia Aventura de Aibar. Caminar por las ramas de los árboles y probar habilidades en columpios, redes, tirolinas y puentes colgantes convertirá a quien se anime en un auténtico Tarzán.

 

IMG_5641.jpg
IMG_9619.jpg
IMG_1882.jpg

Viaje por los secretos de Tierras de Irantzu. El territorio situado entre la Sierra de Urbasa, Estella y Pamplona está conformado por decenas de pequeños pueblos que ofrecen un enorme abanico de experiencias. Bodegas de producción ecológica como Lezaun, estudios de diseño como Baku Barrikupelson algunas de las propuestas originales para descubrir esta comarca. Mención especial merece el Centro Henri  Lenaerts, en cuya casa estudio se conserva y transmite su legado de este artista belga que profundizó en la capacidad humana para desarrollar la espiritualidad laica. Su proyecto “Escuela de Vida” ofrece herramientas y condiciones para mejorar el bienestar fomentando el desarrollo humano sostenible. Otro tipo de bienestar es el que se encuentra en el Embalse de Alloz, reserva de agua azul turquesa con zonas habilitadas para el baño y actividades acuáticas como vela y paddle surf, ambas ofertadas por la Escuela Navarra de Vela; y en el Parque Natural de Urbasa-Andía, espacio natural protegido, en el que resguardarse del calor bajo sus frondosos hayedos. La parte gastronómica en la zona se puede cubrir visitando en Eraul La Panpinela, restaurante especializado en pizzas artesanales elaboradas con ingredientes naturales en un horno de leña que alcanza los 400 grados, logrando así que estén listas en 2 minutos.

IMG_9976.jpg

Viajar Slow lo dice la propia palabra en Inglés, es viajar sin prisas. Porque esa forma de viajar es la que nos permitir conocer a fondo los  destinos. Disfrutar de la naturaleza si eliges ese tipo de destinos. Disfrutar de la gastronomía, si lo tuyo es  saborear los platos de alli, donde además de conocer la historia y la cultura de los pueblos, lo tuyo es  sentarte a la mesa y saborear un buen vino y una cocina donde predominan los productos de la huerta. Recorrer a pié o en bicicleta caminos y montañas. O hacer rafting, todos esos placeres viajeros te los ofrece Navarra.  Puedes informarte en visita navarra